Al usar este sitio web usted consiente el uso de cookies. Las cookies pueden ser administradas en la configuración de su navegador web o de su dispositivo. Para más información, por favor revise nuestra Política de Cookies.
  • Prevención del suicidio


    Por: Mónica Fragoso

    Existen temas que como sociedad somos muy renuentes a hablar sobre los mismos. Quizá porque detrás de ellos se encierran sentimientos que no sabemos manejar, como personas individuales mucho menos como sociedad. Por ello es importante hacerlos más visibles y entablar un dialogo colectivo sobre los mismos, pues hacerlo nos haría más empáticos con las personas que tienen una tendencia a utilizarlo, pero el mayor beneficio es que nos ayudaría a prevenirlo.

    A nivel global el suicidio figura entre las 20 causas de defunción más importante en todas las edades, pues casi cada año se suicida 1 millón de personas. En nuestro país el suicidio es la cuarta causa de muerte. El suicidio es uno de los principales problemas de salud pública, pues conlleva la pérdida prematura de la vida, aunado a una gran carga social y económica para la sociedad. Representa cerca de la mitad de las muertes violentas de hombres y más del 70 por ciento para las mujeres.

    Detrás de esta circunstancia existen varios factores de riesgo como: algún tipo de enfermedad mental, principalmente la depresión y los trastornos de consumo de alcohol o de abuso de sustancias, la violencia, la sensación de pérdida, entre otras. Sin embargo, es una acción que se puede prevenir y evitar, para ello la sociedad debe tener un conocimiento mínimo de las características de las personas que pretenden suicidarse, de cómo ayudarlas y sobre todo de qué manera abordar un tema tan delicado con las personas correctas.

    ¿Qué podemos hacer ante esta situación?
    En primer término ser buenos observadores, identificar a la persona que no se ve bien, evitar que use drogas o alcohol, solicitar la intervención de un psicólogo, un consejero, un maestro o cualquier persona (según sea el caso). Es importante saber que las personas que pretenden suicidarse emiten señales previas como las amenazas, tanto directas como indirectas, realizan publicaciones en redes sociales, hacen planes finales, regalar cosas que son significativas para ellos, se interesan mucho por temas relacionados con la muerte, experimentan cambios extremos de humor y de forma repentina cambios en el comportamiento ya sea en la forma de comer o dormir, en la apariencia y en los pensamientos y sentimientos.

    En conclusión, el suicidio no resulta un tema que se sale de las manos y que debemos resignarnos. Es al igual que otra conducta humana, una situación que podemos abordar de forma colectiva y que podemos ayudar para evitar que se sigan incrementando en cifras, pues es importante resaltar que detrás de los números siempre existen historias de vida.


    Ver en Facebook

 
Crea su sitio web desde su página de Facebook, instantáneamente.

Pruebe GRATIS durante 14 días

No se requiere tarjeta de crédito, cancela en cualquier momento. pagevamp.com

Callejón Informativo